Header-Mazda-v2

Caso de Referencia Mazda en Hamach Central Vacuum

David Wilson-Green, director de Servicios Posventa de Mazda, explica cómo el recién reformado centro de formación para técnicos de reparación de carrocerías permite garantizar que los coches reparados tras un accidente sean tan seguros como cuando salieron de la línea de producción.

Mazda tiene una sola consigna en mente: la seguridad. El objetivo de sus cerebros más brillantes, de sus altamente complejas simulaciones por ordenador, de su ingeniería innovadora y de su amplia variedad de pruebas internas e independientes contra accidentes es asegurar que cada coche reúna o supere los estándares de seguridad en todo el mundo. Mazda no solo cree en la seguridad de sus coches, sino también en la seguridad de sus empleados. Conocen el peligro que supone trabajar con aluminio: sus partículas extremadamente finas quedan suspendidas en la atmósfera y, si se exponen a una chispa, pueden combustionar fácilmente.

Mazda unió sus fuerzas a las de ITAS (International Technical Automotive Systems), su socio en formación técnica y auditoría para programas de carrocería homologados. ITAS proporciona programas de homologación para carrocerías, la mejor formación para carrocerías, software de última generación y el análisis de datos fundamentales. Sus programas de chapa y pintura crean unas redes de reparación inmejorables que aportan valor comercial y ofrecen la mejor experiencia posible después de un accidente.

Por ejemplo, el preseparador HCV es la solución perfecta para la extracción independiente de polvo potencialmente explosivo. Es preciso extremar las precauciones si, durante las operaciones, se desprende polvo potencialmente explosivo como, por ejemplo, polvo fino del lijado de aluminio o polvo de roble (clasificación ST1). La normativa ATEX aplicable estipula que el polvo potencialmente explosivo debe extraerse de forma separada y no debe mezclarse con el polvo de metal estándar. Con ayuda del preseparador, el polvo explosivo se separará automáticamente y, de ese modo, podrá lijar estos materiales de la forma más segura posible.

“Los talleres de carrocería necesitan invertir en el equipo más avanzado, como la Central de Aspiración Hamach. Este complejo sistema de extracción de polvo, fabricado en Holanda, succiona el polvo de las lijadoras de acción doble más avanzadas que se utilizan para trabajar con acero o aluminio, con lo que se previene la entrada de cualquier tipo de contaminación en el entorno de la carrocería.” – David Wilson-Green, director de Posventa de Mazda

Share this article
Introduzca la secuencia de cifras en el campo de texto siguiente

Los campos marcados con un * son obligatorios.

Contacto

Formulario de contacto

¡Gracias por contactarnos! Nos pondremos en contacto con usted en breve.